Mis palabras

Roberto Tostado

Esperanza, amor, caridad, fe, confianza, dignidad, cariño, amistad, etcétera.. Hay muchísimas palabras que tal vez deberían ser mis favoritas por su significado, pero aunque sé que son buenas, no me emocionan: tal vez sea que son palabras que deben ser insertadas en alguna frase para que se magnifique su efecto en mis sensaciones. O tal vez sea que las he oído tantas veces y en tantas frases tan cursis y sin sentido que las fueron depreciando poco a poco hasta llegar a anular la fuerza de su significado. A veces pienso que se debe a que en nuestra sociedad actual nos hemos llenado de antisentimentalismo; consideramos expresar nuestros sentimientos o emociones como debilidad o como falta de carácter y creo que nos ha afectado de forma drástica. Todo el mundo tiene problemas de estrés y enfermedades derivadas de ese mismo estrés: tal vez si fuéramos capaces de llorar y de reír y de amar y de odiar cuando nuestras emociones así nos lo piden, en vez de reprimirnos, seríamos una sociedad más sana. Porque no sólo le tenemos aversión a las palabras, sino a lo que conllevan.
Yo creo que no tengo en sí palabras favoritas, más bien tengo palabras de moda: por ejemplo, ahora tengo mucho la palabra índigo, me gusta por que hay una canción de Peter Murphy que me gusta mucho y otra de Peter Gabriel que también es de mis favoritas, y es un color que, después de saber su historia, me intrigó mucho más, y esa palabra me recuerda tanto las canciones como la historia de un color y al mismo tiempo la pintura —que es a lo que me dedico.
Me acuerdo mucho de “Holocausto”: se me hace una palabra que pesa muchísimo, llena de muerte, tristeza y de desolación. Pero también una palabra llena de orgullo y de superación, tal vez por todos los libros y películas que han producido las tantas historias que provocó el Holocausto.
“Desnudo” es otra palabra que mucho tiempo me intrigó, en el sentido pictórico. Me pasó lo que creo que le debe pasar a cualquier estudiante de dibujo: esperar con ansia y nerviosismo la clase de desnudo o de figura humana. Uno se imagina un ambiente lleno de erotismo y sensualidad y que las hormonas se van a alocar de forma insólita, y pues no…la verdad es que el nerviosismo y esa aura de erotismo y sensualidad desaparecen en cuanto te das cuenta de que tienes que esforzarte mucho para que la figurita te salga en los primeros ejercicios de un minuto y después de que tienes al maestro detrás de ti haciendo presión y la modelo se mueve mas rápido de lo que pensabas, después vienen los dibujos más detallados donde la modelo se convierte en una especie de jarrón o bodegón y ya no te fijas en la mujer desnuda sino en las sombras, luces, volúmenes, proporciones, y sobre todo en el trazo de tu lápiz.
Después vino la investigación del desnudo artístico o desnudo pornográfico o vulgar, sus diferencias y qué es lo hace que el pop art pueda convertir un desnudo pornográfico en arte. La respuesta…aún no estoy seguro, pero seguro va a ser divertido cuando lo sepa. Alguna vez, cuando empezaba a meterme al mundo del arte, vi unos dibujos de Egon Schiele, y creo que como a todos los que los ven por primera vez se impresionan por la fuerza de las imágenes, esté proporcionada o no, completa o incompleta. La precisión de su trazo también fue algo que me impactó, pero sobre todo ver la desnudez fría y esquelética de sus figuras; todas son tristes o melancólicas, es un erotismo desesperanzado y animalesco, pero lleno de humanidad —al contrario de su maestro Gustav Klimt, que es un desnudo feliz, de erotismo gozoso y lleno de carne y pasión.

| 6 comentarios »

6 comentarios

  1. Ana La Campana // 10:11 a. m.  

    me gusta algo, un poco pretencioso pero esta simpatiquillo, siguele rober

  2. Anónimo // 2:08 p. m.  

    "Todo el mundo tiene problemas de estrés y enfermedades derivadas de ese mismo estrés: tal vez si fuéramos capaces de llorar y de reír y de amar y de odiar cuando nuestras emociones así nos lo piden"

    Esta fue mi parte favorita, me parece que de este ensayo se pueden sacar dos, espero que el jueves lo leas. Y ni que decir de la pintura.

    FELICIDADES
    MARIBEL

  3. Veronica T. de Domurat // 7:21 p. m.  

    Es un deleite leer ensayos como este, tan sincero y abierto.
    Muy buena interpretacion de las pinturas.
    Y es claro ver el talento en el arte de la pintura y de su conocimiento. Asi como la facilidad con la que se puede leer y comprender este ensayo.
    felicidades
    Veronica

  4. El Cócoro // 7:58 p. m.  

    La primera parte que habla de las palabras que tienen que ver con las emociones y el significado que se supone deberían de tener me gustó, porque creo que de alguna forma todos nos podemos reflejar en ella y más que ponernos a pensar nos pone a recordar.

  5. Ricardo Martínez // 12:17 p. m.  

    Pronto seran 20 años de conocerte carnal, creo que la amistad termino rompiendo la barrera de la critica, y tu y yo sabemos a lo que me refiero, solamente a quedado el placer compartido por el arte, ¿Cual arte? El que sea! vivir.

    En cada obra tuya amigo, pintura o texto, veo a Roberto, veo el pasar del tiempo y las sensaciones, de las ideas y los pensamientos. Veo que el ser humano es una metamorfosis ambulante y cada cosa que crea lo refleja, pretenciosamente o no, designadamente o no,
    sentimentalmente o no... bueno, como bien lo dices, con un sentimiento reprimido que no hay arte que no sirva para liberar.

    Y no es que pretenda cansar la palabra "amigo", si no que me tomo la libertad de decirlo de corazon.

    Gracias por recordarme el valor de las palabras.

  6. Sara R. // 6:28 a. m.  

    para ue no digas que no lo lei, me gusto mucho.

    besos

    sara