Joseph Brodsky en Venecia


Habrá que aprender ruso. O no, no por ahora. Por ahora hay que limitarse a escuchar: la cadencia de esa voz que deambula por la ciudad amada, su ira sosegada, luego el suave declive hacia la decepción o hacia el agua, luego otra vez su ascenso: ¿qué es lo que exalta? Los pasos de esa figura de hombros abatidos por la penumbra que el invierno pone en las calles. Las estatuas de ojos ciegos, los leones y su mudo rugido, la calidad de sueño o presentimiento que imponen esa voz y esa mirada entre luminosa y desconcertada.
Habrá que aprender ruso alguna vez.

| 2 comentarios »

2 comentarios

  1. Kurt C. // 8:45 a. m.  

    Me gustaría aprender ruso, de verdad que si.

  2. c0o1 // 11:14 p. m.  

    A mi no. Prefiero el francés. :p