Jack el Destripador busca el encendedor que le robaron

El miércoles 8 de febrero abrieron fuego tres compañeros con sendos ensayos sobre "Las diez cosas que menos me importan": Francisco fue el primer valiente, con una prolija relación de asuntos de los que prefiere verse libre —y que son, en principio, inobjetables—: de las películas de los hermanos Almada al futbol americano, entre otros misterios del universo. Enseguida, Lorena (quien, cabe aclararlo de entrada, trabaja con niños, pues es infectóloga infantil) leyó el ensayo donde declara pormenorizadamente las razones de que lo que menos le importa en la vida son los cuentos infantiles (he aquí la importancia de la aclaración antedicha), y Ernesto, al final, dio un estupendo ejemplo de las virtudes de la incongruencia: lo primero que ha de dejar de importarnos es que cualquier cosa que prefiramos o dejemos de preferir les importe a los demás. Bien por los tres.
Ya no alcanzamos a conocer el ensayo que llevaba Sara, pues antes nos habíamos demorado en la consideración de Luigi Amara y sus encendedores promiscuos, y de José Luis Zárate y su cacería de Jack el Destripador. En las siguientes sesiones, entonces, estableceremos al principio el "orden al bat" para que el tiempo nos rinda mejor.

| 1 comentarios »

1 comentarios

  1. Anónimo // 7:29 a. m.  

    Felicidades a los nuevos ensayistas y bienvenidos al tubo de ensayo, espero que pronto suban sus trabajos para deleitarnos con nuevas lecturas.

    Maribel.